Todo un ejemplo de arte pop.

Está al final de Manifestación, frente al Mercado Central. Fue una churrería y más cosas. Hoy, el tiempo ha dejado en sus paredes una muestra ordenada de un pop  que surgió poco a poco, con cierto orden y que debería ser respetado y formar parte del paisaje ciudadano, salvo que lo derriben y construyan en ese pequeños solar, aunque con los tiempos que corren, la crisis y todo lo demás no parece que sea algo inminente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puede que el Ayuntamiento ponga sus ojos en él, como lo ha hecho con los arcos de Martín Trenor que evocan la “Puerta de Toledo” y es que el “malvado” arquitecto colocó su obra sobre los cimientos o los sillares de la citada puerta. ¿Hasta ahora no se habían dado cuenta? Es muy fácil ser después el más listo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni el Cesar debe cambiar de emplazamiento -bastante ha “viajado” por Zaragoza- ni los arcos deben ser derribados ni este ejemplo de pop urbano debe desaparecer. ¿El tiempo lo dirá?

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Comments are closed.